Inicio Mejora tu empresa Evita que tu cliente se quede contento

Evita que tu cliente se quede contento

0
COMPARTIR

Esta es una estrategia para fidelizar clientes, que curiosamente no muchos negocios utilizan, para conseguir que los clientes habituales se conviertan en clientes recurrentes y de esta manera aprovechar mejor el CAC o coste de adquisición del cliente haciendo que compre más.

No dejar al cliente SATISFECHO

La idea es que no hay que dejar contento al cliente. Un cliente satisfecho no hablará de nuestro producto o servicio, o hablará cuando algún conocido suyo le pida una recomendación, pero si queremos que nuestros clientes hablen más de nuestro negocio, no tendremos que tenerlos contentos, tendremos que asombrarlos, sorprenderlos, cautivarlos y enamorarlos.

Queremos conseguir que el cliente cuando le hayamos dado el producto y servicio, reciba más valor de lo que esperaba en un principio, es decir, superar sus expectativas.

¿Cómo hacer esto?

Hay muchas maneras, una es prometiendo menos en las ofertas dando lo mismo, por ejemplo cuando vayas a lanzar una promoción en un bar y sea 2€ caña y tapa, sacar dos tapas o una y algo más, estarás excediendo las expectativas del cliente y consiguiendo que su estancia en tu negocio sea más placentera, simplemente por no haber dicho todo lo que ofrecías y por haberte guardado un as en la manga.

Otro ejemplo…

Un ejemplo muy claro, voy a una panadería a comprar unas barras de pan, me dan las barras de pan a buen precio y de buena calidad y yo me quedaré contento, si algún dia algún conocido quiere saber una buena panadería yo no dudaré en recomendársela, pero si en vez de comprar la barra de pan, me regalan dos bollos que no se vendieron el día anterior y no se pueden vender, yo me quedare mucho más contento y lo primero que haría sería mandar un mensaje a mis amigos o publicar en las redes sociales lo buena panadería que es, y lo contento que estoy de haber comprado, porque cuando a una persona le pasa algo bueno, necesita contarlo, compartirlo con sus seres queridos.

¿Y el coste que tiene todo esto?

Hay que observar que en la mayoría de los casos, se puede sorprender al cliente y por tanto fidelizarlo con un coste ínfimo, a veces incluso gratis, puede ser el caso mencionado anteriormente en el que un par de bollos que se iban a tirar por no ser aptos para la venta o incluso puede ser algo tan simple como ir a una gasolinera, y que además de buen precio y calidad, tengas la amabilidad del empleado.

Aplicar esta estrategia en tu negocio hará aumentar las ventas y popularidad de tu empresa, ¿Lo vas a probar o vas a esperar a que lo haga la competencia? ¿Qué te ha parecido esta estrategia? Cuéntanos tu opinión en los comentarios o en las redes sociales.

DEJA UNA RESPUESTA